Basura espacial: Problema mundial

Y ahora… ¿Quién limpia todo esto?

AUTOR_ESA_thumb_1024

Todo lo que sube, baja…, si estás en la Tierra. Sin embargo, casi todo lo que se lanza al espacio para orbitar nuestro planeta se queda allí flotando. Por eso, tras cuatro décadas de carrera espacial, la Tierra está rodeada de toneladas de ‘basura’ que amenazan la seguridad de astronautas, de la estación espacial y, sobre todo, de los satélites que nos facilitan la vida. Ha llegado la hora de los basureros espaciales.

En torno a la Tierra orbitan cerca de 3.000 toneladas de basura espacial. Es el resultado de 40 años de misiones en las que se han puesto en órbita todo tipo de satélites -de comunicaciones, observación, meteorología, espionaje, investigación, etc.-, dos estaciones espaciales –la antigua MIR, con tecnología rusa, y la actual, la ISS- y, por supuesto, todo tipo de ingenios militares fruto de la llamada ‘Guerra de las Galaxias‘ entre EE.UU. y la URSS. Dicho de otra forma, en la actualidad hay cerca de 20.000 objetos de entre uno y 10 cm y más de 800.000 de tamaño inferior orbitando en torno a la Tierra a velocidades que rondan los 28.000 km/h. Todo un problema si tenemos en cuenta que el impacto de una simple canica lanzada a ‘sólo’ 10.000 km/h genera tanta energía como la explosión de una granada de artillería.

La gran preocupación de las Agencias Espaciales radica en el llamado efecto Kessler, según el cual, cuando dos objetos chocan en el espacio, se fragmentan en decenas o cientos de nuevos objetos que también orbitan a toda velocidad, por lo que las posibilidades de que se produzca un nuevo choque ‘contra algo’ se multiplican.

La cosa se complica aún más si tenemos en cuenta que esos fragmentos de basura espacial se mueven en órbitas situadas a entre 800 y 1.400 km de la Tierra, es decir, a la misma altura en la que se encuentran los satélites comerciales e, incluso, los astronautas que realizan misiones cuando trabajan en la Estación Espacial Internacional. Esta resiste impactos de objetos de 1 cm, pero, en caso de esperarse el impacto de un objeto mayor ¿tiene algún sistema especial de seguridad? La ISS dispone de una cápsula de emergencia donde se refugian los astronautas hasta que pase el peligro.

La basura espacial puede dejarte sin tv

De colisionar con alguno de los satélites operativos, el resultado podría ser catastrófico, ya que junto a los satélites utilizados para misiones militares -y de espionaje- también están los que permiten que puedas utilizar el GPS en el coche, comunicarte por el móvil, ver la televisión, saber el tiempo que hará mañana o predecir la situación de un incendio para poder apagarlo lo antes posible…

Eso sí, “la basura espacial no representa un peligro para nuestro planeta”, explica el responsable de Espacio de Indra, Fernando García, que recuerda que uno de los grandes retos de la Agencia Espacial Europea -ESA- es poner en marcha un programa propio que permita controlar todos los residuos espaciales… y que, de momento, sólo tiene EE.UU. y Rusia”. Para suplir esta carencia, la ESA dispone del Centro Europeo de Operaciones Espaciales -ESOC-, con un telescopio situado en las Islas Canarias y un sistema de radar con base en Alemania, pero no es tan preciso.

Pérdidas millonarias

EE.UU. calcula que perder la señal de su GPS por un accidente supondría siete puntos de su producto interior bruto -1 billón de euros-, según los datos de Fernando García. En Europa, la basura espacial cuesta a los operadores unos 200 millones de euros al año, tanto por los daños en los satélites como por lo que cuesta reposicionarlos para que no se topen con los escombros. Por eso, uno de los grandes negocios espaciales de los próximos años se centrará en la retirada de la basura espacial. “Un campo en el que está todo por hacer, comenzando por desarrollar una legislación que determine quién es el que debe retirar los satélites cuando finalizan su vida útil o qué pasa si, haciéndolo, dañas a otro aparato”, explica la responsable de Espacio de GMV, Mariella Graziano que recuerda que, aunque aún no es motivo real de preocupación, en los últimos años se han producido situaciones que han provocado cierta alarma.

La prueba ‘acabó’ con el satélite, pero generó 2.500 nuevos objetos de basura espacial a unos 850 km de la Tierra. En 2009, uno de los satélites de la constelación de comunicaciones estadounidense Iridium chocó contra el ruso Cosmos protagonizando el primer accidente espacial de la historia y liberando cerca de 500 piezas a 790 km de altura. El último ‘susto’ tuvo lugar a principios de 2015 cuando un satélite meteorológico estadounidense se sobrecalentó y explotó liberando casi un centenar de nuevos elementos en órbita… de forma descontrolada.

Entre las muchas aplicaciones de la robótica destaca la posibilidad de fabricar ingenios capaces de capturar y destruir todo tipo de residuos espaciales en desuso. Algo que ya planteó, en 2008, la película Wall-e de Pixar.

Entre las muchas aplicaciones de la robótica destaca la posibilidad de fabricar ingenios capaces de capturar y destruir todo tipo de residuos espaciales en desuso. Algo que ya planteó, en 2008, la película Wall-e de Pixar.

¿QUÉ SE ESTÁ HACIENDO? EMPRESAS ESPAÑOLAS COMO GMV, INDRA Y SENER SON PUNTERAS EN ESTE GRAN NEGOCIO REDES DE PESCA ESPACIAL CON TECNOLOGÍA ESPAÑOLA

Redes de pesca espacial con tecnología española

La compañía GMV -con sede en Tres Cantos, Madrid- está siendo pionera en tecnología para recoger basura espacial. En 2015 ha probado con éxito un prototipo de red que podría enviarse a espacio para ‘atrapar’ satélites en desuso. “Es un sistema similar a ir ‘de pesca’: la red se lanza sobre el objeto y cuando está en torno a él se cierra. Luego, se tira de ella con un cable y se la lleva hacia la atmósfera, donde se desintegra”, explicó a ONE Magazine la directora de Espacio de GMV, Mariella Graziano. Las primeras pruebas, financiadas por la Agencia Espacial Europea -ESA-, han sido un éxito y se espera que “el sistema pueda utilizarse para 2020 con uno de los grandes satélites europeos ya obsoletos, el Envisat, de 16 metros de longitud”, añade Lorenzo Cercós, uno de los ingenieros de la empresa que trabajan en este proyecto. “Para conseguirlo deberíamos emplear una red de, al menos, 32 metros”.

Cañón láser

Científicos japoneses han propuesto incorporar un láser a la Estación Espacial Internacional. Podría ‘disparar’ a objetos situados hasta a 100 km de distancia y generar una fuerza que permitiera moverlos hacia la atmósfera, para que se desintegrasen.

Camión recoge-basura

La compañía MacDonald Dettwiler y Asociados -MDA- estudia desarrollar un vehículo que podría salir desde una estación espacial, capturar los escombros y llevarlos a una especie de vertedero espacial para tratarlos y almacenarlos.

Arpón atrapa-objetos

Se trata de un proyecto desarrollado por la ESA y que se espera que esté operativo para 2021. Consiste en un arpón que se lanza desde una nave nodriza, perfora el fragmento de basura -en este caso de gran tamaño- y lo arrastra hasta la nave.

Robot basurero

La compañía española GMV ha ideado un satélite con brazos robóticos capaz de ‘agarrar’ un viejo objeto espacial cuando pase cerca de él, acoplar un autopropulsor y lanzarlo hacia órbitas bajas y cercanas a la atmósfera para que se desintegre. La empresa española GMV también trabaja en ello.

One Magazine
Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s