El cultivo del Mango

mango-cambodia1

Generalidades

El mango está reconocido en la actualidad como uno de los 3 ó 4 frutos tropicales más finos. Ha estado bajo cultivo desde los tiempos prehistóricos. Las Sagradas Escrituras en Sánscrito, las leyendas y el folklore hindú 2.000 años A.C. se refieren a él como de origen antiguo, aun desde entonces.

El árbol de mango ha sido objeto de gran veneración en la India y sus frutos constituyen un artículo estimado como comestibles a través de los tiempos. Aparentemente es originario del noroeste de la India y el norte de Burma en las laderas de los Himalayas y posiblemente también de Ceilán. El mango está distribuido por todo el sureste de Asia y el Archipiélago Malayo desde épocas antiguas.

Se le ha descrito en la literatura china del siglo VII como un cultivo frutal bien conocido en las partes más cálidas de China e Indochina. La temprana prominencia del mango en su tierra nativa sale a la luz por el hecho de que Akbar, el gran Moguel de la India del siglo XVI, tenía un huerto conteniendo 100.000 árboles de mango. El mundo occidental se relacionó con el mango e inició su actual distribución mundial con la apertura, por los portugueses, de las rutas marítimas hacia el Lejano Oriente, al principio del siglo XVI.

hojasmangotiernasTambién se le llevó de Indochina a la isla de Mindanao y a Sulus por el siglo XIII, no siendo sino hasta fines del siglo XIV y principio del siglo XV que los viajeros españoles llevaron la fruta desde la India hasta Manila, en Luzón. Mientras tanto, los portugueses en Goa, cerca de Bombay, transportaron fruta de mango al sur de África, de ahí hacia Brasil, alrededor del siglo XVI y unos 40 años después a la Isla de Barbados.

Del mismo modo, los españoles introdujeron este cultivo a sus colonias tropicales del Continente Americano, por medio del tráfico entre las Filipinas y la costa oeste de México por los siglos XV y XVI. Jamaica importó sus primeros mangos de Barbados hacia 1782 y las otras islas de las Indias Occidentales, al principio del siglo XVII. Los mangos fueron llevados de México a Hawai, en 1809, y a California, alrededor de 1880, mientras que la primera plantación permanente en Florida data de 1861.

Ahora, se encuentran bajo cultivo áreas importantes de mango en la India, Indonesia, Florida, Hawai, México, Sudáfrica, Queen Island, Egipto, Israel, Brasil, Cuba, España, Italia, las Filipinas y otros numerosos países. Probablemente la India tiene más plantaciones comerciales que el total del resto del mundo.

Sin embargo, la importancia económica real del mango estriba en el tremendo consumo local que se realiza en cada villa y ciudad de las tierras bajas de los trópicos. Como cosecha de exportación, se coloca bastante abajo en la lista de las frutas, siendo sobrepasada en mucho por los plátanos, cítricos, aguacates, dátiles, higos, piñas y posiblemente otros, pero ocupa el segundo lugar, sólo superándolo los plátanos, en términos de uso doméstico.

resultados-austar-arbol-de-mango

Descripción

El árbol del mango suele alcanzar un gran tamaño y altura (puede superar los 30 m.), sobre todo si tiene que competir por la luz con árboles más grandes, como lo sería en una plantación de cocoteros). En las zonas de climas templado puede cultivarse aunque no suele alcanzar una gran altura, por las incidencias climáticas que le resultan adversas.

En la zona intertropical es, como vemos, una planta sumamente noble: no  requiere de riego y rechaza los incendios; una plantación de mangos difícilmente podría quemarse durante la época de sequía, ya que es el período de máximo crecimiento de biomasa para estos árboles y de mayor actividad de la fotosíntesis por la menor nubosidad.

Es un árbol agresivo con otras especies para ocupar un espacio determinado: en la imagen de un árbol de mango puede verse que, a pesar de haberse sembrado en un lado, sus ramas se extienden por todo el jardín. En otras ocasiones se ha visto que un mango ubicado a unos metros de un cocotero, desarrolló una rama bastante corpulenta que la dirigió hacia el mismo y comenzó a cubrirlo, con el fin de aprovechar la luz solar que le tapaba en parte. Lo único que pudo hacer el cocotero (que no tiene ramas) fue crecer inclinado tratando de evitar esta amenaza.

En España su cultivo tiene una gran importancia en las zonas subtropicales de la costa de Granada, costa oriental de Málaga y Valle del Guadalhorce.

wholesale-logo

Variedades

Los cultivares de mango pueden agruparse en 3 grupos principales:

Cultivares Indios: su sabor a trementina es muy marcado. La longitud de as fibras y el color de la piel son muy variables, teniendo algunos una piel bastantes roja. La mayoría son dulces con un contenido en ácidos bajo.

Cultivares Indochinos y Filipinos: son muy dulces, sin fibra ni sabor a trementina. La epidermis es verde amarillenta. Carabao es el cultivar más importante en Filipinas, exportándose en cantidades considerables a Japón. Bajo el sinónimo de Manila es uno de los cvs. más importantes de Méjico.

Cultivares de Florida: el Haden se desarrolló en Florida como planta de semilla del cv.indio Mulgoba en 1910. las siguientes características lo han hecho muy popular en el comercio internacional: color rojo atractivo de la piel, alta resistencia de la piel, muy importante para el transporte a larga distancia y contenido en ácidos relativamente alto. Desde 1940 se han desarrollado en Florida un grupo de cvs.con similares características. Algunos ejemplos son Tommy Atkins, Zill, Torbet, Kensington, Irwi, Haden Glenn, Lippens, Van Dyke, Sensation, Osteen, Keitt. El orden de maduración es aproximadamente el mismo en diferentes zonas de cultivo. Dentro de una zona, el período de maduración para la totalidad de los cvs.de mango es extiende sobre aproximadamente 3 meses.

Actualmente se continúa investigando para el desarrollo de nuevas variedades de mango como Nomi (Tomer et al, 1993), Tango (Lavi et al, 1997), Shelly (Lavi et al, 1997)etc., cultivares mejor adaptados a las condiciones de cada área productiva donde se han desarrollado.

Como variedades más importantes a partir de las cuales se han desarrollado los cultivares más importantes se citan las siguientes:

  • ü Mulgoba: fruto de tamaño mediano, de forma ovalo – globosa, de 9-12 cm de longitud y 7-9 cm de anchura; de color amarillo fuerte, a veces rojo en el ápice y junto al pedúnculo, con lunares superficiales de pequeño tamaño y color amarillo pálido. La cáscara es gruesa, fuerte y tenaz. La carne, de color amarillo naranja, es suave, sin fibras, de aroma y sabor agradables, pero un poco picante. Semillas largas. Es excelente para climas secos; se cultiva en Florida, y también se ha ensayado en Israel y España.
  • ü Amini: de pequeño tamaño y forma arriñonada; su peso está comprendido entre 170-200 g, y sus dimensiones oscilan entre 7-9 cm de largo y 7-8 cm de ancho. De color verde amarillento, escarlata en la base y con lunares de color amarillo pálido; la cáscara es gruesa y de superficie lisa. La pulpa es de excelente calidad, sin fibras, color rojizo pálido y muy jugosa. Semilla delgada u oval. También se cultiva en las Islas Canarias.
  • ü Pairi: de tamaño regular, forma ovalada, de 200-300 g de peso; 7-9 cm de largo y 7-8 cm de ancho. Color verde amarillento, escarlata en la base y lunares pequeños de color amarillo blancuzco. Cáscara de grosor medio. Pulpa amarillo naranja, compacta, jugosa, sin fibras, dulce y de perfume pronunciado. Semilla gruesa. Originario de Florida, se cultiva en España, Israel y Hawai.
  • ü Camboyana: tamaño regular, forma alargada, de 10-12 cm de largo y 6-7 cm de ancho. Color verde amarillo con muy pocos lunares; cáscara blanda y delgada. Pulpa de buena calidad, sin fibras, de color amarillo intenso, muy jugosa; sabor aromático, ligeramente ácido. Está muy cultivada en Camboya, de donde es originaria.

Grafted_Mango_Tree

Cultivo y reproducción

Con el fin de obtener árboles de buena calidad se hace necesario acudir al injerto. Para ello es conveniente disponer de plantitas a las que podamos llevar las yemas o púas de la variedad que se haya seleccionados para la plantación.

Como patrón dan buen resultado los árboles de frutos fibrosos de las zonas climáticas donde se desarrolla el mango.

Para plantar la semilla debe quitársele la vaina. La mejor forma de hacer esto es cortar los bordes de la cápsula don una tijera de podar. Una vez libe la almendra, se procede a plantarla en bolsas de plástico que midan unos 20 ó 25 cm de profundidad y 18 ó 20 cm de diámetro; es preferible que el color del plástico sea negro, ya que la duración de la bolsa será mayor y absorbe más cantidad de calor, con lo que se favorecerá la germinación de la semilla.

La tierra debe ser ligera y hay que procurar mezclarla con turba. La semilla se enterrará de 2,5 a 3,5 cm de profundidad. A continuación debe colocarse bajo un cobertizo al que entre poco sol y en que se mantenga un ambiente húmedo. Dentro de los veinte primeros días las plantas estarán fuera; como estas semillas dan más de un retoño, deben quitarse los que sobran y dejar el que presente mejor conformación.

Debe tenerse muy en cuenta que el poder germinativo de las semillas del mango se pierde muy pronto, por lo que es conveniente plantarlo lo más rápidamente posible, preferiblemente al días siguiente después de haber sido liberada de la pulpa.

El árbol es un poco difícil de injertar; los mejores resultados los han dado los injertos de aproximación o de escudete. Las semillas plantadas en junio y julio pueden ser injertadas en noviembre, diciembre y enero, y estar listas para colocar en el campo desde julio y agosto del año siguiente.

El momento más propicio para el injerto de yema es desde mediados de primavera y verano, cuando las plantas están en crecimiento activo. Cuando los árboles de semillas han alcanzado el diámetro de un lápiz pueden ser injertados, si bien es conveniente dejarlos crecer un poco más.

El momento apropiado para colocar los injertos es cuando las plantas comienzan a brotar, o sea, cuando echan nuevos brotes de color vinoso; en este estado, la corteza se separará fácilmente de la madera. Después que el nuevo brote se ha desarrollado y está empezando a perder su color rojizo, la corteza no se separa tan fácilmente y el injerto tiene menos éxito.

Las yemas para injertar deben ser tomadas de las puntas de las ramas jóvenes, pero no de las del último crecimiento. Es importante que el gajo para injertar y el patrón sean iguales o similares en tamaño y madurez de la madera. Si es posible, deben escogerse ramitas de las cuales hayan caído las hojas. En todo caso, la madera de injerto debe estar bien madura y la punta de la ramita de la cual es tomada no debe estar en crecimiento activo.

La incisión en el patrón debe ser hecha en forma de T o T invertida; la yema debe ser grande, de 3,5 a 4 cm. Después de insertada se amarra con rafia, cinta plástica o ristras de platanera humedecidas. Después de tres o cuatro semanas se examina la yema, y si está verde o parece haber formado unió, se corta el tope del patrón varios centímetros por encima para forzar la yema a crecer. Unas pocas semanas más tarde el tope puede ser cortado más abajo, hasta cerca de la yema, cuando ésta haya crecido unos 20 cm.

Otro sistema de injertar por este mismo procedimiento es tomar la yema o la chapa y colocarla en un ramo del árbol que se ha arqueado previamente y haciendo la ventana o la T justamente en la parte más alta. Este tipo de injerto da resultado en árboles de dos a tres años de edad.

Entre los injertos de aproximación da resultado el de cuña sin decapitar el patrón o también decapitándolo, se hace en el patrón con la navaja un corte profundizando bastante en la madera, y en el injerto otro, también bastante profundo; se unen y se atan muy bien con cinta de plástico, procurando que la unión no esté en contacto con el aire. si el patrón no se decapita previamente, debe hacerse una incisión unos centímetros por encima del injerto.

3

Los árboles provenientes de semilla hasta una edad de 1 a 2 años, se pueden aproximar con comparativa facilidad siempre y cuando se aplique en la herida una solución diluida de una sustancia promotora del crecimiento, tal como ácido indol – 3 – acético al 1 % o ácido indol – 3 – butírico al 1 %, antes de que se envuelva ésta.

Las plantitas se siembran en el campo cuando tienen de 1 a 2 años; si se les cultiva en recipientes, se les puede sacar en cualquier época del año; si están en los surcos del vivero, generalmente lo mejor es a principio o al final de la primavera. En cualquier caso se les trasplanta lo más cuidadosamente posible en cepas previamente preparadas y espaciadas de 10 a 12 m de distancia. Ciertas variedades que crecen débilmente se pueden trasplantar más cerca (6×6 m) y los tipos vigorosos que se extienden, se colocan a una distancia de 14 a 16 m.

Puesto que generalmente se proporciona algo de sombra al vivero de propagación, los árboles se deben acostumbrar gradualmente en un área menos sombreada por un período de unas cuantas semanas, para permitirles resistir su exposición a la luz solar plena y al viento. No se les debe permitir que fructifiquen sino hasta que tengan más o menos 4 años de edad, eliminando las panículas de flor a medida que se forman.

Suelo

Puede vivir bien en diferentes clases de terreno, siempre que sean profundos y con un buen drenaje, factor este último de gran importancia. En terrenos en los que se efectúa un abonado racional la profundidad no es tan necesaria; sin embargo, no deben plantarse en suelos con menos de 80 a 100 cm de profundidad.

Un análisis de un suelo donde los mangos prosperan muy bien dio el siguiente resultado: cal (CaO) 1,2 %, magnesio (MgO) 1,18 %, potasa (K2O) 2,73 %, anhídrido fosfórico (P2O5) 0,15 %, nitrógeno 0,105 %.

Necesidades de agua

Requiere menos agua que el aguacate; se da la circunstancia de que en terrenos donde las disponibilidades de agua son abundantes, el árbol vegeta muy bien, pero no fructifica.

Cuando mas agua necesitan los árboles es en sus primeros días de vida, llevando aproximadamente de 16 20 litros semanales por árbol. Esto sucede durante los dos primeros años y siempre que el árbol esté en el terreno; no es lo mismo en el vivero, donde sus exigencias son menores.

Una vez que el árbol está enraizado aguanta muy bien la sequía; prospera con la cuarta parte del agua que necesita la platanera y puede tolerar, según clases de tierra, hasta 400 miligramos de sal por litro de agua.

Para obtener el máximo rendimiento del árbol, los riegos deben ser periódicos. Los más copiosos deben darse cuando los capullos van a abrir, y hasta varias semanas después de la fructificación. Mientras la fruta aumenta de tamaño debe regarse una vez cada quince días y puede dejarse de regar al acercarse la madurez.

Clima

Es más susceptible a los fríos que el aguacate y resiste mejor los vientos que éste. El árbol prospera muy bien en un clima donde la temperatura media anual se mantenga de 20 a 25º C.

Un árbol de buen desarrollo puede soportar temperaturas de dos grados bajo cero, siempre que éstas no se prolonguen mucho tiempo. Un árbol joven, de dos a cinco años, pude perecer a temperaturas de cero y un grado centígrado.

Así, por ejemplo, en las islas Canarias la zona óptima para este cultivo es la del Sur, prosperando bien en la zona Norte

Abono

La potasa es el elemento al que mejor ha respondido el árbol, siendo, por tanto, el que en mayor proporción debe entrar en la fórmula de abonado.

Un árbol en plena producción responde muy bien a la siguiente aplicación de abono: 2500 gramos de sulfato de potasio y 1500 gramos de superfosfato de cal, añadidos al terreno en una sola aplicación, preferible en el mes de noviembre. Debe procurarse distribuirlo bajo la copa del árbol, removiéndolo y mezclándolo bien con la tierra.

El abonado nitrogenado se puede dar con el riego en la época anterior a la apertura de los capullos, añadiendo un kilogramo de sulfato amónico y, posteriormente, la misma cantidad cuando el árbol esté en plena floración, esto ayuda a promover el amarre de la fruta.

resultados-arbol-de-mango-austar

El suelo con árboles jóvenes se debe arropar para ayudar a retener la humedad y contrarrestar las hierbas. Pueden resultar útiles las aplicaciones de piedra caliza dolomítica, si la reacción del suelo está debajo de un pH 5.5. Las aspersiones nutritivas conteniendo cobre, cinc, manganeso y boro son benéficas en todos los suelos, excepto los mejores. Estas se deben aplicar más o menos 3 veces al año (una vez en el caso del boro) durante los primeros años

El mango florece y fructifica de manera muy semejante al aguacate, es decir, en grandes panículas muy ramificadas que aparecen en las extremidades de ramas del año que poseen suficiente madurez.

Para que la inducción floral pueda presentarse en forma normal se requiere que le árbol pase un período de relativas bajas temperaturas, es decir, de un cierto invierno benigno que haga detener sensiblemente el crecimiento vegetativo, se acumulen almidones en los brotes, y se propicie la diferenciación. En su defecto, a falta de bajas temperaturas, se pueden obtener los mismos resultados cuando se presenta una época marcad de sequía.

En regiones de temperaturas constantes durante todo el año, y sin marcada época de sequía, el mango tiende a adquirir un aspecto frondoso, un gran crecimiento vegetativo, pero su diferenciación floral es muy escasa, como reducida su consecuente fructificación.

No se ha pensado seriamente en practicar en esta especie poda de fructificación, y que su floración, exclusivamente en panículas terminales, representa un serio obstáculo para ello, no encontrándose una finalidad práctica, todavía, que determinara las ventajas de dicha poda. Sin embargo, posiblemente, una poda que se tradujera en menor alargamiento de las ramas y en la formación de mayor cantidad de brotes anuales, en cuyas extremidades se presentara posteriormente la fructificación, fuera de desear.

Respecto a la formación del árbol si es necesario intervenir con la poda, muy particularmente en la selección de las ramas principales que iniciarán la copa. Si bien es cierto que los árboles de esta especie pueden formar su estructura normal sin ninguna ayuda de la poda, también es verdad que el mango, en gran número de variedades, tiende con frecuencia a emitir cuando joven brotes muy verticales, con ángulos de inserción muy cerrados.

Estos primeros brotes, que no se arquearán debido al peso de la fruta, puesto que ésta no existe, engrosarán y formarán las ramas principales del armazón del árbol, con todas las malas consecuencias de escasa resistencia mecánica.

Como el ramaje del árbol llega a ser muy pesado, al igual que la cosecha, la deficiente inserción de las ramas llega a constituir un gran peligro de desgajado de ellas. Así, es frecuente observar en los huertos de mango árboles con ramas mal colocadas, demasiado verticales, con ángulos cerrados, llenas de apoyos o soportes en la época de producción para evitar rompimientos.

Si en los primeros años de vida del árbol se hubiera atendido su formación y se hubiera hecho una selección de ramas primaria de acuerdo con sus posiciones y sus ángulos de inserción ese problema no se presentaría después.

De esta manera puede afirmarse que el mango, como cualquier especie, debe ser atendido en su formación y hay en él necesidad de eliminar ciertas ramas iniciales de estructura, que pudieran a la larga ser perjudiciales. Ello, independientemente de que se pudiera con la poda retrasar el desarrollo del árbol e incluso tender a enanizarlo.

pulgón-en-cítricos

Enfermedades y plagas

Las moscas de la fruta, Dacus ferrugineus y D. zonatus., atacan el mango en la India; D. tryoni. (ahora Strumeta tryoni) en Queensland, y D. dorsalis en Filipinas; Pardalaspis cosyra en Kenya, y la mosca de la fruta es el mayor enemigo del mango en América Central. Debido a la presencia en Florida de la mosca de la fruta del Caribe, Anastrepha suspensa, los mangos de este estado para el transporte interestatal o para la exportación deben ser fumigados o sumergidos en agua caliente a 115°F (46,11°C) durante 65 minutos.

En la India, Sudáfrica y Hawai, los gorgojos de la semilla del mango, Sternochetus (Cryptorrhynchus) mangiferae y los S. gravis., son las principales plagas, indetectables hasta que los túneles de las larvas brotan al exterior. Los depredadores principales del árbol de la India son los chupadores (Idiocerus spp.) Varios atacan el tronco, las ramas o el follaje y las flores, y causan la caída prematura de los frutos. La melaza que excretan en las hojas y las flores da lugar a fumagina.

El gusano de las hojas, o “tent caterpillar”, Orthaga euadrusalis, se ha convertido en un problema importante en el norte de la India, en particular en plantaciones antiguas, con árboles de gran porte donde hay sombra excesiva. Alrededor de Lucknow, ‘Dashehari’ está muy infestada por esta plaga; ‘Samarbehist’ (‘Chausa’) menos. En Sudáfrica, 11 especies de escamas se han registrado en los frutos. Las escamas Coccus mangiferae y C. acuminatus. son los insectos más comunes que dan lugar a la fumagina que crece en la melaza excretada por las plagas.

En algunas áreas, hay brotes ocasionales de las escalas, Pulvinaria psidii, P. polygonata, Aulacaspis cinnamoni, A. tubercularis, Aspidiotus destructor y Leucaspis indica. En Florida, la escala piriforme, Protopulvinaria Pyrformis, y la escala de cera de la Florida, Ceroplastes floridensis, son comunes, y menos la escama de nieve, Pinnaspis strachani, infestan los troncos de los árboles pequeños y las ramas de los árboles grandes. Fuertes ataques puede causar grietas en la corteza y la exudación de savia

Las arañuelas (trips) de los cítricos, Scirtothrips aurantii, manchan las frutas en algunas zonas de cultivo de mango. La arañuela de bandas rojas, Selenothrips rubrocinctus, a veces infesta fuertemente el follaje del mango en la Florida, matando las hojas jóvenes y causando la caída de las hojas maduras. Las cochinillas o pulgones, Phenacoccus citri y P. mangiferae., así como Drosicha stebbingi y D. mangiferae. pueden infestar las hojas jóvenes, brotes y frutos. El barrenador del tallo de mango, Batocera rufomaculata invade el tronco. Las hojas y los brotes son presa de las orugas de Parasa lepidaChlumetia transversa y Orthaga exvinacea. Los ácaros se alimentan de las hojas, flores y frutos pequeños del mango. En Florida, el más común es el ácaro rojo del aguacate, Paratetranychus yothersii.

El muérdago (Loranthus y Viscum spp.) parasita y mata las ramas del mango en la India y América tropical. El Dr. B. Reddy, del “Regional Plant Production and Protection Officer”, FAO, Bangkok, ha compilado una larga lista de insectos, ácaros, nemátodos, otros parásitos, hongos, bacterias y parásitos fanerogámicos en el sudeste de Asia y el Pacífico (1975).

Una de las enfermedades más graves del mango es el moho polvoriento (Oidium mangiferae), que es común en la mayoría de las áreas de cultivo de la India, se produce sobre todo en marzo y abril en la Florida. El hongo afecta a las flores y  causas que los frutos jóvenes se deshidraten y caigan, tanto como el 20% de la cosecha puede perderse. Es controlable por  la fumigación regular. En los climas húmedos, la antracnosis causada por Colletotrichum gloeosporioides (Glomerella cingulata) afecta a las flores, hojas, ramas, frutas, tanto jóvenes como maduras. Estas últimas muestran manchas negras en el exterior y el área de pulpa correspondiente se ve afectada. Las medidas de control deben tomarse antes de la floración y regularmente durante los períodos secos. En Florida, los cultivadores de mango aplican hasta 20 fumigaciones hasta el punto de corte antes de la cosecha. Las manchas negras son similares a las producidas por AIternaria sp. a menudo asociadas con la antracnosis en el almacenamiento en frío en la India.

Dentro de los frutos atacados por Alternaria hay áreas correspondientes duras, corchosas y esponjosas en las lesiones. Debido a que el hongo penetra por el pedúnculo de la fruta, puede combatirse por la aplicación de pasta fungicida a base de cobre en aceite de linaza al cortar el tallo y también por la esterilización del compartimiento de almacenamiento con formalina 1:20. Una pudrición del tallo pre-cosecha  se notó por primera vez en la ‘Tommy Atkins’ en México en 1973, y se ha extendido a todas las plantaciones mexicanas de este cultivar causando pérdidas de 10-80%, especialmente en climas húmedos. Fusarium, Alternaria and Cladosporium spp. se destacaron entre los hongos asociados.

La malformación de la inflorescencia y los brotes vegetativos se atribuyen a la acción combinada de Fusarium moniliforme y cualquiera de los ácarosAceria mangifera, Eriophyes sp., Tyrophagus castellanii, o Typhlodromus asiaticus. Este grave problema se produce en Pakistán, India, Sudáfrica y Egipto, El Salvador, Nicaragua, México, Brasil y Venezuela, pero aún no en las Filipinas. Va en aumento en la India. El corte y la quema de la inflorescencia ha sido el único remedio, pero se ha encontrado que la malformación puede ser reducida por una sola aplicación de NAA (200 mg en 50 ml de alcohol, con adición de agua hasta 1 litro) en octubre, y defloración a principios de enero.

Hay 14 tipos de escoriaduras de mango en la India, 12 se producen en las hojas. El más grave es el de agallas en las yemas laterales causadas por cistellata Apsylla cistellata de la familia Psyllidae.

En Florida, la mancha de la hoja es causada por Pestalotia mangiferaePhyllosticta mortoni, y Septoria sp.; La mancha de la hoja por algas, o costra verde por Cephaleuros virescens. En 1983, una nueva enfermedad, costra de las hojas, causada por el hongo, Zimmermaniella trispora, se reportó como común en los árboles de mango descuidados en Malasia. La muerte regresiva de las ramitas y la muerte progresiva se deben a la infección por Phomopsis sp., Physalospora abdita, y P. rhodina.  El marchitamiento lo causa Verticillium alboatrum; la felpa marrón por Septobasidium pilosum y S. pseudopedicellatum.; la pudrición de la madera, por Polyporus sanguineus, y la sarna por Elsinoe mangiferae (Sphaceloma mangiferae). La Cercospora mangiferae ataca los frutos en el Congo.

Un número de organismos en la India causan savia blanca, la podredumbre del corazón, tizón gris, tizón de la hoja, la putrefacción blanca, la podredumbre esponjosa blanca, la podredumbre de la savia, y la rugosidad negra o roja de la corteza. En Sudáfrica, Asbergillus atacas los brotes jóvenes y la pudrición de la fruta es causada por A. nigerGloeosporium mangiferae causa manchas negras en los frutos. Erwinia mangiferae y Pseudomonas mangiferaeindicae son fuentes de las bacterias del punto negro de Sudáfrica y de Queensland. Bacterium carotovorus es una fuente de pudrición blanda. La pudrición del tallo de la fruta es un problema importante en la India y Puerto Rico por la infección con Physalospora rhodina (Diplodia natalensis). La podredumbre parda se desarrolla durante el almacenamiento en frío prolongado en el sur de África.

La quemadura de la punta de las hojas puede ser un signo de exceso de cloruros. La deficiencia de manganeso se indica con palidez y flacidez del follaje seguidos de amarillamiento, con venas verdes en la nervadura central, pequeñas manchas de color marrón y en las puntas de las hojas. Inadecuado zinc es evidente en la palidez menos notoria del follaje, la distorsión de los nuevos brotes, las hojas pequeñas, necrosis y retraso en el crecimiento del árbol y sus raíces.

En la deficiencia de boro, se reduce el tamaño y se produce distorsión de las hojas nuevas con oscurecimiento de la nervadura central. La deficiencia de cobre se ve en la palidez de la punta de follaje, y, cuando es severa las hojas viejas tienen manchas marrones, las hojas son anormalmente grandes, también se produce la muerte regresiva de los brotes terminales, a veces gomosis de las ramitas y ramas. Falta magnesio cuando los árboles jóvenes son raquíticos y pálidos, las hojas nuevas tienen color amarillo-blanco en las zonas entre las venas principales y prominentes manchas amarillas en ambos lados de la nervadura central. También puede haber oscurecimiento de las puntas de las hojas y los márgenes. La falta de hierro produce clorosis en árboles jóvenes.

El primer vídeo muestra los efectos de las enfermedades del mango.

FUENTE:

encolombia.com

Anuncios

5 comentarios

  1. Buenos Dias, muy interesante y completo el articulo sobre el mango. Llegue aqui buscando informacion con respecto al sistema radicular del mango manzano. ya que tengo una en crecimiento y deseo sembrarla en mi jardín, pero quiero saber si son profundas o se extienden hacia los lados de manera que pueda afectar tuberías de agua o pisos cercanos. Que amplitud en metros tendrían las raíces estos árboles? Agradecería mucho su respuesta

    Le gusta a 1 persona

  2. Los viajeros españoles no pudieron introducir ningún mango en filipinas ni en la india durante los siglos xiv o xv, porque no llegaron alli hasta un siglo despues. Magallanes y Elcano no pisaron tierra filipina hasta los años 20 del 1500. Y los asentamientos en filipinas tardaron mínimo 50 años más.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s