De museos por Europa

Europa guarda en su seno algunas de las obras de arte más bellas del mundo, no existe otra región con semejante riqueza cultural recogida por tantos siglos y esto hace que sus museos  se conviertan en los más famosos y visitados del mundo. No importa el tamaño e/o importancia de la villa, tanto en sus capitales como en  las ciudades más pequeñas y ocultas, el arte se encuentra en cada rincón del Viejo Continente. Londres, París, Amsterdam, Roma, Barcelona o Viena son algunas de las ciudades más visitadas en el mundo, símbolos de arte y arquitectura, iconos globales de los que podemos presumir. Algunos de estos lugares tienen incluso una zona artística donde se reúnen sus diferentes museos. Nos gustaría hablar de una pequeña muestra de los museos más significativos para el arte a nivel internacional.

La Isla de los Museos, Berlín

Museos Berlín

Imaginaros una isla única y exclusivamente llena de arte. Pues eso mismo es la Isla de los Museos. En el río Spree en la capital alemana se ubica esta isla, cuya mitad septentrional es conocida como Museuminsel y la otra mitad es llamada Fischerinsel, la Isla de los Pescadores. Fue fundada en el año 1841 por el Rey Federico Guillermo IV de Prusia, quien quería tener un área dedicada exclusivamente al arte y a la ciencia y que en el año 1918 pasó a ser una fundación pública después de que varios reyes prusianos aportaran su granito a la colección.

La isla, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999, está formada por nada menos que 5 museos. El Museo de Pérgamo es el más visitado de Berlín, llegando al millón de visitantes anual y donde podremos encontrar el Altar a Zeus de Pérgamo, la puerta romana del Mercado de Mileto y la Puerta de Ishtar, de Babilonia. Otros de los centros son el Neues Museum, que alberga el famoso busto de Nefertiti; la Antigua Galería Nacional, con obras imprescindibles de pintores alemanes del romanticismo y el impresionismo entre otros movimientos artísticos; el Bode-Museum, con una importante colección de esculturas bizantinas; y el Altes Museum, que actualmente se encuentra en proceso de remodelación.

Florencia

Florencia

Firenze

La ciudad del arte y la cultura durante el Renacimiento por excelencia es en sí misma un museo al aire libre. Personalidades y artistas de la talla de Maquiavelo, Dante, Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel o Donatello pasaron por la ciudad italiana durante su época dorada no sin antes dejar su huella en cada esquina o edificio. Aquel que pisa la capital de la Toscana se dará de bruces con uno de los cascos históricos más bellos del mundo, en el que el poder de los celebérrimos Médici todavía ahúma en todas las chimeneas de la ciudad. El Ponte Vecchio sobre el rio Arno, el Palazzo Vecchio, residencia de los Médici y, por supeusto, la Catedral de Santa Maria del Fiore y su baptisterio son obras maestras de la arquitectura y el arte convertidas en el corazón de Florencia, eso sin olvidar sus dos principales museos.

La Galería Uffizi, una de las más antiguas del mundo, se construyó para albergar la amplísima colección de arte de la familia Fiorentina por antonomasia, los Médici. Actualmente se ha convertido en el lugar más visitado de Florencia con obras de pintores como Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci, Rafael y Botticelli. “El Nacimiento de Venus”, la obra maestra del último se encuentra en una de las múltiples salas de este museo y cuyo tamaño y belleza no deja a nadie indiferente. Por el otro lado, la Galería de la Academia no se queda corta, con obras de Boticelli, Lippi o Pontormo cualquier museo sería impresionante y si a esto le sumamos el David de Miguel Ángel nos encontraremos ante horas de cola sólo por ver más de cerca la estatua más famosa del mundo.

París

Interior del Museo del Louvre

Interior del Museo del Louvre

¿Qué decir de la ciudad de la luz y el amor? La capital francesa ha sido siempre refugio de artistas y escritores; si a esto añadimos los deseos de los mandatarios franceses de los últimos 500 años de convertir la ciudad del Sena en la mejor ciudad del mundo obtendremos una ciudad privilegiada que acoge varias de las obras de mayor importancia internacional. Hasta 19 museos hacen de París lo que es. El Museo de la Orangerie, el Museo de Auguste Rodin, el de Cluny o más científicos como el D’Arts et Metiers son sólo un ejemplo de lo que se puede ver a uno y otro lado del Sena. Pero sin duda hay tres que se llevan la palma.

Ir a París y no ver el Museo del Louvre es como ir a Pisa y no ver la torre, es casi una obligación. Se dice que si contemplásemos cada obra expuesta del museo durante un minuto tardaríamos más de tres meses en salir. Si por algo es famoso el Louvre es por tener a la Gioconda colgando de sus paredes, bajo estrictas medidas de seguridad entre los que destacan los cientos de japoneses a su alrededor.

Sin embargo el museo es mucho más, justo enfrente de la pintura más famosa del mundo se encuentra Las Bodas de Caná, cuyas dimensiones hacen perder a uno el habla, encontramos también La Libertad Guiando al Pueblo o La Coronación de Napoleón; sin olvidarnos de las bellas y excepcionales Venus de Milo y la Victoria Alada de Samotracia (la Niké).

Se necesita un día entero para ver todas sus alas que recorren toda la historia del arte de todas las culturas, desde la antigua Grecia, Mesopotamia o Egipto, hasta los muebles usados por Napoleón, pasando por importantes obras francesas del romanticismo. Es simplemente impresionante.

Al otro lado del río, unos cientos de metros alejado de las pirámides del Louvre se encuentra el Museo d’Orsay. Ubicado en una antigua estación de tren, este museo ha adquirido fama internacional centrándose en el arte impresionista y post-impresionista con obras de Cézanne, Gauguin, Van Gogh, Manet, Monet o Renoir; todo un lujo. Por último nos encontramos con el Centro Georges Pompidou, el cual recopila importantes obras del arte contemporáneo de Picasso y Kandinsky entre otros y en el que el arte comienza en el exterior con su peculiar diseño arquitectónico y la fuente de Stravinski a su lado.

El Triángulo Daliniano, Figueres, Cadaquès i Púbol

Teatre-Museu Dalí

Teatre-Museu Dalí

Hay pocas zonas artísticas que estén dedicadas a un solo pintor, pero el genial Dalí lo merece. El conocido como Triángulo Daliniano, que empezó a gestar el propio artista en vida, alberga algunas de sus obras más importantes así como permite visitar las estancias en las que vivía y creaba, junto con su mujer Gala. Figueres, la ciudad que lo vio nacer; Portlligat, donde pasaba los veranos con Gala; y Púbol, el castillo que le regaló a su musa; son los tres puntos de estre triángulo lleno de arte.

El Teatre-Museu Dalí es una oda al surrealismo, además de albergar la propia tumba del artista. Entre lo más destacado se encuentra un sofá con la forma de los labios de Mae West y una multitud de cuadros dedicados a Gala como Galatea de les esferes. La Casa-Museu Salvador Dalí en Portlligat permite ver donde vivió Dalí hasta la muerte de su esposa. Evidentemente ninguno de los muebles están puestos al azar, sino que todo forma parte de la floreciente imaginación del artista. Quizás el más desconocido de los tres sea la Casa-Museu Castell Gala Dalí, que le regaló a su esposa y donde se trasladó después de la muerte de ésta. Los elefantes surrealistas que pueblan su jardín son uno de los elementos más famosos de este museo.

El Triángulo del Arte de Madrid

Exterior del Museo del Prado

Exterior del Museo del Prado

Otro triángulo famoso de España es el compuesto por el Museo del Prado, el Centro de Arte Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza. Pero no sólo ellos componen el patrimonio museístico de Madrid, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Casa-Museo de Lope de Vega o el Museo Arqueológico Nacional son algunos de los que rodean los tres centros de arte más prestigiosos de España.

El Museo del Prado, el más visitado del país, alberga una de las colecciones de pintura española más destacadas del mundo, junto con obras importantes de autores como Tiziano o Rubens. Ver “Las Meninas”, “El Jardín de las Delicias” o “Las Tres Gracias” de una tacada es un sueño hecho realidad para cualquier amante del arte. El Centro de Arte Reina Sofía se centra más en el arte contemporáneo, especialmente de Dalí, Picasso y Miró. Del segundo se exhibe su obra más reconocida, “Guernica”. La familia Thyssen-Bornemisza reunió durante años importantes cuadros que les permitieron acabar teniendo una importante pinacoteca que une obras desde el gótico hasta el pop art, en el llamado Museo Thyssen-Bornemisza.   Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s